miércoles, 2 de octubre de 2013

Mi jardín - 3ª parte - La vuelta de verano

Si recordáis, hace un mes aproximadamente os enseñé cómo había preparado mi jardín antes de irme de vacaciones, plantando semillas nuevas y reutilizando envases que iban a ser desechados. Si queréis recordarlo, podéis ir a esta entrada.

Hoy os muestro el después, la cura que hice tras un mes de agosto de calor y sol, que hizo estragos entre mis plantitas. Y os enseño algunos trucos y detalles diogeneros que he ido metiendo.

¿Recordáis esta planta (que no sé cuál es)? Estaba frondosa, con muchas ramas, hojas y hasta flores bien bonitas. A mi vuelta, estaba toda seca, sin flores, apenas sin hojas. Una pena. Me dediqué a podarla, quité lo quemado, la regué con cariño poco a poco, vuelve a brotar.

La maceta con una brizna, también ha terminado seca. Pero aún no me he rendido, pues ahí hay bulbos y me han dicho que salen al año. 

A comienzo de verano

A comienzos de septiembre
Me dediqué a trasplantar todas aquellas plantas que estaban creciditas a macetas en condiciones, grandes y resistentes, como el aloe vera y el geranio. Además aproveché el viaje y me traje 4 plantas diferentes. Una de ellas es la morada de la foto de aquí arriba (foto central, abajo), las otras 3 son variedades de suculentas. Aguantan bien, por lo que espero que al menos esas si duren en mi jardín. Compré dos macetas de barro y las pinté un poco, rápidamente, con pintura acrílica.


Mi madre me regaló este verano una maceta de hierba gatera, bueno, más bien quiso mimar al gato. Estaba perfecta pero la última semana de vacaciones, la planta se secó. La podamos al ras del suelo y empezó a brotar en seguida y a muy buen ritmo. Así que cuando alcanzó los 4cm de altura, decidí trasplantarla a una maceta algo más grande (con la intención de que creciese, se reprodujera, y tener más hierba para el gato). Pero se así es cómo se ve ahora mismo - parece un mechón de pelo ridículo-.

El toque diogenero de esta vez, un par de platos rotos que encontré en la calle. Estaban dejados al lado de los cubos de basura (no dentro, en la acera, a la vista, y colocados - estaban pidiendo a gritos ser rescatados!!-). Estaban limpios y con un picotazo en el borde, cada uno. Son de cerámica decorada en dos tonos, con la pintura imitando el efecto de una acuarela o una pintura que no cubre del todo. Eran bonitos, y pensé ¡Qué bien me vienen para poner debajo de las macetas! Y al jardín que fueron.

Por último, las alegrías que me he llevado esta vez y un truco. 

El truco: cómo mantener la tierra de las plantas a salvo del calor, frío, etc. En la calle, las plantas protegen su suelo a base de ramas, hojas caidas, piedras... Esto forma una capa protectora que les aisla un poco. Y mis plantas claramente necesitaban una, cada día, la tierra se secaba hasta quedar aplastada. 

Mirando por el barrio, era fácil ver la solución: habían podado todos los campos, y había montones de pajas que se acumulaban y no se iban a aprovechar - eran los restos de lo que ya habían recogido-. Piedras no hay muchas, por lo que pensé sustituirlas por estas pajas y hacer así el lecho a mis plantas. Fue una solución buenísima. Desde entonces, la tierra conserva su humedad, las plantas poco a poco van brotando de nuevo. Esperaré a ver en invierno qué tal funciona, pero para el verano, me han convencido seguro.

Las alegrías:¿Recordáis el hueso de aguacate que os conté que había tratado de germinar? Lo tenía siguiendo instrucciones pero tenía pinta de no salir nada, así que lo planté en una de las jardineras grandes, para que sirviera como abono natural. Mi sorpresa, tras arreglar el jardín a la vuelta, y cuidarlo unos días, fue cuando me asomé y vi una pequeña ramita asomando (foto 1) ¡it's alive!

La foto 2 son los cactus que compré cuando vine al piso. La mayoría han muerto también (soy un desastre!!) pero estos dos han aguantado y están creciendo de lo lindo - se nota entre lo verde y lo naranja-

La foto 3 ha sido una sorpresa, planté unas semillas y me olvidé anotar qué eran. Un día empezaron a brotar, 2 ramitas pequeñas. Al segundo día, podéis ver la foto, para ver en qué estado estaba. Ya ha pasado una semana y la maceta está frondosa y llena de hojas. Una maravilla. La trasplanté a una más grande (estaban quitando la tierra al salir, no entraban todas!!!) y así pude ver qué era lo que estaba saliendo: ¡melón! Se me ocurrió, guarrerías de la vida, plantar todas las semillas del melón, por ver si salía algo. Y están brotando todas! ahora tendré que buscar cómo aprovecharlas y ver si puedo sembrar mis propios melones... en algún terreno.



Todavía le queda un trecho al jardín. Quiero prepararlo de cara al invierno, para poder proteger las plantas. Y tenemos unos pallets a medio trabajar, con los que estamos haciendo unos asientos. Pero entre la falta de tiempo y lo rápido que pasan los meses,...seguro que nos pilla el verano de nuevo.

4 comentarios:

  1. Que jardincico más bonico... Nosotros ahora hemos estado de traslado, y la terraza-huerto-jardín aún no ha sido condicionada.. La misma planta lila que sacas en las fotos, la teníamos guapísima y súper crecida.. pero la pusimos en el comedor y se ha "escuchimizao", me supongo que por la falta de luz. A ver si me agarran los poquitos tallos que he transplantao, como primera medida las he subido a la terraza. Y para protejerlas, yo les pongo piedrecicas de río!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa planta me dijo mi suegra, que es quien me la pasó, que es super resistente, pero es de exteriores, imagino que por que necesitará mucha luz. Espero que tengas suerte y si te agarren esos trasplantes porque luego crece de lo lindo y, al menos a mi, me parece bonita. Las piedrecitas son la mejor opción a mi parecer, pues la paja, por ejemplo, se puede volar con mucho aire.
      Gracias por pasarte por aquí
      Besos

      Eliminar
  2. Sabes lo que uso yo? La arena de acuario, es perfecta porque de tamaño es muy homogénea y viene muy limpita. también uso el agua del acuario para regar, ecoglogía al poder!!!
    Lo del aguacate es todo un sorpresón ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota, aunque mi intención es gastar lo mínimo en ellas (que para que se me mueran,....no gasto). Lo del agua, precisamente mi madre me lo dijo hace un par de días, que podía usar la de la tortuga y ser más "eco". Pero me da reparo, porque el agua de la tortuga tiene mucha guarrería y huele bastante mal. Y no sé si será malo para las plantas (?)

      Lo del aguacate, ya ves! ahora sólo falta que en algún momento si que de fruto :D y ya la alegría de la huerta, literalmente.

      Eliminar

Gracias por pasarte por aquí :)