viernes, 12 de junio de 2015

Más alimentos, menos desperdicio

Casi por casualidad, buscando información oficial sobre la campaña de Ecovidrio que te contaba el miércoles, encontré esta nota de prensa, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, sobre una celebración que está teniendo lugar esta semana, y que me ha parecido interesante para compartir.



Se trata de la Semana de Reducción de Desperdicios, y tiene el objetivo de concienciar sobre la importancia del buen aprovecho de los alimentos. Ser un masterchef está genial, pero la cocina del día a día, en tu casa, es en la que puedes hacer un gran impacto, aprovechando los alimentos y reduciendo así los desperdicios generados. 

Por eso, comparten con todos un decálogo de gestos para reducir el desperdicio de alimentos, que es interesante conocer y tener en cuenta. 



1. Planifica tu menú semanal y evita la improvisación

Antes de salir a comprar, párate un momento, y revisa qué tienes en casa. A mí me ha pasado alguna vez, de ir a comprar con una idea en la cabeza, y al llegar a casa comprobar que ya había comprado ese producto. La memoria puede fallar, así que un vistazo antes de salir, nunca viene mal. Crea un menú con los alimentos que ya tienes por casa, y sal a comprar aquello que realmente  necesites. Evitarás que se estropeen productos sin utilizar, reduciendo el desperdicio, y además ahorrarás dinero. 

2. Compra de forma responsable.

Las listas de la compra son tus mejores aliadas para ahorrar y evitar comprar de más. Si te ciñes a la lista, controlas tu gasto, controlas tu stock de alimentos. ¿Los caprichos están prohibidos? Para nada, dependerá de cada circunstancia. Si puedes hacerlo, darte un capricho no está mal. ¡Pero no dejes que al final tengas más capricho que productos de la lista! Intenta comprar productos de temporada, y si puede ser, de producción local. 

3. Almacena los alimentos correctamente, organiza tu nevera y no rompas la cadena de frío.

Para no romper la cadena de frío, compra los alimentos frescos y congelados en el último momento, y cuando llegues a casa, guárdalos correctamente, en primer lugar. 

Para consumir los alimentos en perfectas condiciones, es importante conocer qué alimentos se deterioran antes y cómo almacenarlos y conservarlos correctamente. Lee las etiquetas de los productos o ayúdate de internet (que tiene respuestas para todo) si tienes dudas

 Además es importante:

  • Mantener limpias y secas todas las áreas de almacenamiento.
  • Rotar los alimentos de tal manera que los más antiguos sean usados primero.
  • Revisa las áreas de almacenamiento: los alimentos perecederos, guárdalos en los estantes inferiores de la nevera, debajo de alimentos cocinados o listos para el consumo. 

4. Congela los alimentos para conservarlos más tiempo.

Los alimentos descongelados se deben consumir en menos de 24 horas, ya que son más susceptibles
de ser alterados y no se pueden volver a congelar, excepto si se trata de alimentos crudos descongelados, una vez cocinados.

Cómo descongelar de manera correcta:

  • En la nevera: manteniendo el alimento en su propio envase.
  • En el microondas: colocando los alimentos crudos en una fuente con rejilla, para evitar que se mezclen los jugos. En el caso de los ya cocinados, metiéndolos en un recipiente destapado.
  • Directamente a la sartén o cacerola: las verduras y hortalizas se pueden cocinar directamente sin necesidad de descongelarlas previamente.

5. Lee bien las etiquetas y diferencia la fecha de caducidad de la fecha de consumo preferente.

Hay que distinguir entre fecha de caducidad (para alimentos perecederos y con riesgo microbiológico, como carnes y pescados crudos o platos precocinados, a partir de esa fecha,
el alimento puede ser peligroso para la salud) y fecha de consumo preferente ( En alimentos como
galletas, aperitivos salados, pastas secas, etc, a partir de esa fecha, se pueden observar cambios en su sabor y textura, pero su consumo no es perjudicial para la salud)

6. Consume la comida en orden de entrada: la más antigua primero.

Poco que añadir ;)

7. No comas por los ojos. Ajusta las raciones e intenta cocinar lo necesario.

La mejor manera de evitar que sobre comida es cocinar las raciones que se van a consumir.
Evita cocinar de más, y a la hora de comer, sírvete raciones pequeñas. Es mejor repetir si tienes mucho apetito que dejar la comida en el plato y que acabe en la basura. Y no olvides que a la hora de congelar es más práctico hacerlo por raciones.

8. Aprovecha los alimentos sobrantes y reutiliza con creatividad.

Si a pesar de ajustar tus raciones te ha sobrado comida, puedes congelarla o reutilizarla para otro
menú. Si comes fuera de casa, una buena opción es llevarte la comida en un envase reutilizable.

Al congelar se alarga el periodo de conservación de los alimentos, manteniendo sus propiedades
nutritivas. Para tirar la menor comida posible, no olvides congelar por raciones, utiliza recipientes
herméticos, cerrándolos con la menor cantidad posible de aire. Etiqueta tus envases con la fecha
de entrada en el congelador, su contenido y número de raciones. Las verduras crudas deben hervirse unos minutos antes de congelarse, el pescado debe estar limpio, seco y sin escamas ni cabeza. ¡No introduzcas alimentos calientes, déjalos enfriar antes!

9. A la hora de tirar, deposita en la basura sólo lo imposible de aprovechar.

Otros alimentos pueden acabar en la basura, a pesar de ser perfectamente comestibles. ¡No los tires! Con la fruta demasiado madura puedes preparar batidos o tartas, con las verduras un poco mustias, cremas o sopas, y los restos de muchas comidas sirven para la base de croquetas, que luego pueden congelarse.

10. En el restaurante, pide sólo lo que te vayas a comer y no dudes en llevarte las sobras.

Cuando salgas a comer fuera, pide sólo lo que creas que te vas a acabar. Si te quedas con hambre, siempre puedes pedir más. Pregunta al camarero la cantidad de las raciones para que te guíe a la hora de elegir tu menú, en ocasiones disponen de medio menú o medias raciones, minipostres... Y si a pesar de todo te queda comida en el plato, ¡no dudes en pedir que te lo pongan para llevar!



Además, comparten varias recetas de aprovechamiento muy útiles para aprovechar las sobras de la comida.Puedes verlas aquí: Recetario de batidos | Recetario 2014 | Recetario 2013 | Recetas de aprovechamiento 

Y si te gustan las listas, la organización, etc, te gustará esta, como lo llaman ellos, tabla de auto-auditoría , para que puedas valorar el gasto que se hace en tu hogar, y una guía para el consumidor

La verdad es que pocas veces he paseado por webs de este tipo, si no es por motivos laborales, y me ha sorprendido la cantidad de información disponible para el consumidor. Si te interesa el tema, te animo a que te dediques a visitar la web, seguro que encuentras algo de interés ;)

PD: ¡Viernes, por fin! Este fin de semana quiero pegar un empujón a los dos project life, y avanzar unas pocas semanas ¿y tú?




 El Pegotiblog en tu email
No te pierdas nada, recibe las entradas del blog en tu email. Suscríbete aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte por aquí :)