domingo, 9 de octubre de 2016

Green smoothies para desayunar

Green smoothies, beneficios y recetas 

Habrás oído hablar de los batidos verdes (green smoothies) en blogs, revistas o televisión. Están por todas partes. E imagino que sabrás qué son exactamente, pero por si no te suenan (¿dónde has estado todo este tiempo?) se trata de batidos donde se usan vegetales (además de fruta) para hacer la mezcla. 

Suelen tener un llamativo (y para algunas personas, desagradable a la vista) color verde. De ahí su nombre. Pero no te dejes engañar por el color, porque su sabor sorprende.  

Resumen de contenidos de este artículo:
  • ¿Zumo o batido?
  • Motivos o beneficios de tomar green smoothies
  • No es oro (verde) todo
  • Receta de smoothie KKB
  • Otras recetas para probar



¿Zumo o batido?

Lo primero, es diferenciar entre zumo y batido, fundamental. En el zumo se licúan los ingredientes, sacas el jugo, dejando normalmente como restos la fibra. En los batidos, las frutas y verduras se trituran enteras, con su pulpa, carne y piel, y por tanto, tienen más fibra y por tanto, más nutrientes. 

Además, la fibra ayuda a que el proceso de oxidación sea más lento, por lo que pueden durarte hasta 24 horas frescos, si los guardas bien (en nevera). 



Motivos o beneficios de tomar green smoothies

  1. Son nutritivos. Al ser fruta y verdura cruda, natural, nos proporcionan un gran aporte de vitaminas y minerales. Por no decir que son una manera cómoda y sencilla de tomar varias piezas de fruta y verdura, tan necesarias en una buena dieta mediterránea.
  2. Son muy fáciles de preparar: Sólo necesitas lavar las piezas que vas a usar y meterlas en un vaso de batidora (en trozos, no seas bruto/a). En 2 minutos está listo para tomar. 
  3. Eliminan toxinas, por las propiedades depurativas de la fruta y la verdura. Tu piel se verá más limpia y brillante (tomándolos regularmente, no es un milagro instantáneo).
  4. Limpian el sistema digestivo. La clorofila de las hojas verdes alcalinizan nuestro cuerpo, ayudando a limpiar tejidos, además de aportar hierro. También son buenos para las digestiones pesadas, ácidas.
  5. Son saciantes, te hacen sentir lleno antes, pero al ser frutas y verduras, el aporte calórico no es muy elevado, lo que lo hacen ideales para dietas.
  6. Son saludables: una dieta equilibrada, con buenos aportes de vitaminas, previenen enfermedades como la diabetes, problemas cardiacos o incluso, algunos cánceres
  7. Te llenan de energía: las frutas son una sana fuente de energía, por sus azúcares, pero se metabolizan rápido por lo que sus efectos duran poco tiempo.En cambio, al añadir los vegetales, ese aporte de azúcares se estabiliza y se metaboliza más lentamente.
  8. Es una buena forma de comenzar a cambiar los hábitos, para llevar una alimentación más sana. Esto afecta a cómo te sientes contigo mismo, y tu modo de vida, es un pequeño empujón para sentirte mejor. Y con constancia, a llevar una vida más sana.
  9. Hacerlos en casa sale bastante más barato que comprarlos hechos, y controlas todos los ingredientes, asegurándote que no incluyen conservantes, ni otros compuestos. Un vaso de batidora lo puedes encontrar poco poco dinero, hasta vasos profesionales. El mío lo compré en Lidl hace unos años, por 20€ nada más, y aunque no es el mejor modelo del mundo, cumple su función perfectamente. 
  10. Un plus y un aplauso para ti, si además usas productos orgánicos y locales: tanto para tu cuerpo como para el planeta. 


No es oro (verde) todo

No sustituyen comidas equilibradas. Habrás oído hablar de las dietas de los licuados, o los zumos, donde las personas sólo se alimentan a base de este tipo de batidos. No soy nutricionista, pero no me parece que sea lo más adecuado para tu cuerpo, a largo plazo. Si hay que hacer 5 comidas al día, me parecen una buena opción para empezar el día, o para tomar entre horas, pues sacian pero no aportan apenas calorías.

¿Problemas de salud? Las hojas verdes (como las espinacas, remolachas, acelgas) contienen altos niveles de oxalatos. Este compuesto puede impedir la correcta absorción del calcio y no se disuelven correctamente durante la digestión, por tanto, tampoco es adecuado abusar de su consumo. 



Receta de smoothie KKB

  • Una taza de kale o col rizada
  • Una banana
  • Un kiwi
  • Una taza de leche
  • 1/2 cucharada de canela
Prepararlo es muy sencillo: Simplemente, añade todos los ingredientes en un vaso de batidora, y tritúralos y mézclalos juntos.

Esta semana han traído al supermercado de mi barrio kale, por primera vez, así que me he hecho con una poca, para probarla, que tenía ganas. Me daba algo de reparo pensar que un batido con col podría estar bueno, al fin y al cabo, estamos hablando de col, y no es una de mis verduras favoritas. Pero ¡sorpresa! no sólo queda bien en el batido, si no que está realmente bueno. 
 

Green smoothies, beneficios y recetas


Otras recetas para probar

Lo ideal es escoger uno o dos tipos de fruta, como mucho, para la mezcla, sobre todo, no mezclar dulce y ácido para que la mezcla resulte agradable. Pero si te cuesta añadir verdura todavía, puedes comenzar con una mayor proporción de fruta (70%-30% por ejemplo), y poco a poco ir probando a añadir verduras, diferentes, para ir encontrando mezclas que te agraden.

El reto es llegar a que la proporción de vegetales sea la dominante (60% a 80%)

  • Espinacas + pepino + apio + jengibre + zumo de limón
  • Kale + manzana + zanahoria + pepino + limón
  • Kale + manzana verde + naranja
  • Manzana + kiwi + apio + zumo limón
  • Zanahoria + naranja + jengibre
  • Espinacas + manzana
  • Kale + pepino + piña
  • Espinacas + mango + banana + aguacate
  • Pepino + perejil + zumon de limón + aguacate + espinacas + agua de coco
  • Frambuesa + manzana verde + espinaca + semillas de chía y linaza + leche de coco + manteca de almendra + zumo de limón
  •  Espinacas + avena + semilla de girasol + banana + dátiles


Más productos que puedes añadir:
  • Para fibra: semillas de chía o linaza
  • Para proteína: spirulina, nueces, semillas de calabaza, de sésamo...
  • Grasas (de las buenas): coco, aguacate, nueces...
  • Edulcorantes: stevia, agua de coco. 
  • Otros: extracto de vainilla, canela, jengibre, cúrcuma, cayena...


Las mezclas pueden ser infinitas :)

¿Te animas a añadir algún batido verde a tu menú? ¿Tienes alguna receta que te guste especialmente?

Green smoothies, beneficios y recetas

6 comentarios:

  1. Hola Sara! Un post muy interesante y saludable! He probado algunos y me encantan, sobre todo los que contienen manzana. Me anoto las combinaciones que nos dejas, algunas me han sorprendido, sin duda las probaré!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina. La manzana les da muy buen sabor, yo también los voy probando poco a poco ¿alguna mezcla que me recomiendes, que no esté ahí?

      Eliminar
  2. Pues sí, Sara, tienes razón. Había oído hablar muchísimo de este tipo de batidos verdes y, la verdad, me costó mucho encontrar información sobre ellos.
    Me gustaría probarlos y empezar a cambiar los hábitos de alimentación en la familia.
    Si lo hago, ya te contaré.
    Gracias por esta información.

    Besitos,

    Lupe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lupe, pues poco a poco, quizás con fruta, y poco a poco ir metiendo la verdura, así lo estoy haciendo yo en casa :) ya me contarás qué tal te va.

      Eliminar
  3. genial! lo probaré porque som sencillos y tienen buena pinta!
    gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por aquí :)