viernes, 11 de noviembre de 2016

Bullet Journal: las bases


Seguro que lo has visto en algún momento en Instagram, Pinterest o Facebook. Ha sido el descubrimiento de 2016 para mucha gente, por su facilidad de adaptación a las necesidades de cada uno. Si en 2014-15 triunfaban las agendas rebonitas, este año la estrella es el bullet journal. En pleno siglo XXI está triunfando un método de organización y planificación totalmente analógico. ¿Sabes por qué?


Hoy comienzo una serie de entradas que iré publicando donde te contaré todo lo que necesitas saber sobre bullet journaling, con ejemplos y con mi experiencia real.

Yo lo he puesto en práctica, como complemento a mi agenda semanal (que sigo utilizando), y cada día estoy más convencida de su utilidad. Quién sabe, si incluso acabaré dejando las agendas de lado en algún momento. Pero con el inicio de esta serie voy a comenzar a adaptar el sistema también a mi trabajo, y en cada publicación te contaré mis avances. 

Pero comencemos por el principio...

¿Qué es Bullet Journal?

El Bullet Journal (o BuJo, abreviado) es un sistema de organización y planificación 100% analógico, ideado por Ryder Carroll (digital product designer de Nueva York).

Esta persona se inventó el sistema que mejor le funcionaba. Llevaba años usándolo, pero en 2013, y tras un trabajo frustrante, Ryder decidió crear un proyecto personal, para distraerse y sentirse mejor. Su idea era lanzar una web que aportase valor a la comunidad. Al poco tiempo, su web y su video explicativo comenzó a hacerse viral....y ahí comenzó su éxito, y a darse a conocer el sistema. Su trayectoria ha ido creciendo estos tres años, miles de personas lo han adoptado como sistema, se han creado blogs y comunidades especializadas en ello, ha sacado una línea de cuadernos con la marca Leuchturm especiales para Bullet Journal... y hoy comienzo yo a hablarte de ello :) (si, una pionera, ya lo sé).

Es una forma 100% customizable, es decir, adaptable a tus necesidades, de organizarte: incluye todas las secciones que necesites, en cada momento, y diseñadas a tu manera. Es flexible y práctico. No tiene porqué tener una forma fija, siempre puede evolucionar y mejorar su diseño hasta encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

Es tan sencillo como utilizar un cuaderno, cualquiera, para organizarte, aclararte y ser más productivo/a. Lo bueno es que te permite conocerte mucho mejor, saber qué te funciona, qué no, qué es realmente importante en tu vida.

Seguro que has visto mil ejemplos en las redes sociales, algunos de ellos aunténticas preciosidades. No se trata de eso, no se busca la perfección estética, sino encontrar tu sistema, el que te funciona a ti, y solo a ti. Hay muchas estructuras, ideas que probar, algunas te funcionarán, otras no se terminarán de adaptar a tus necesidades. ¡Pero no pasa nada! Quédate con lo que te funciona para ponerlo en práctica.

Para conocer un poco más en qué consiste el Bullet Journal, mira el video de presentación de Ryder Carroll:



¿Por qué analógico?

El papel siempre me ha parecido que tiene algo hermoso, algo que me atrae, y por mucho que me gusten las nuevas tecnologías, siempre tiraré de los métodos de toda la vida, en papel.

Pero es que además, el acto de escribir, te ayuda a recordar aquello que estás poniendo por escrito (de hecho, mejora el recuerdo de detalles, comprensión conceptual y mejora la capacidad de síntesis.. no me lo invento yo, es el resultado de este estudio), si prestas atención plena a lo que estás realizando, es una forma sencilla de enfocarte y hacer mindfulness. Además, al contrario que los ordenadores o móviles, no tienes distracciones en forma de notificaciones o de otras pestañas.

Otro punto a favor: es tiempo que pasamos lejos de una pantalla, que ya bastantes dedicamos con los ordenadores y móviles. Y por último .. Por puro placer, porque reconozco que soy de esas que disfrutan tachando tareas de las listas.

Ohhh si


Materiales que necesitas

Esta es la lista de materiales que necesitas para empezar a usar un bullet journal:

  1. Cuaderno
  2. Bolígrafo

No, no estoy olvidando nada. No necesitas en realidad muchos más materiales o herramientas. Claro que puedes añadir más, si te gusta decorar, pero para empezar, con un cuaderno (cualquiera) y un bolígrafo, te sirve. Busca el tamaño de cuaderno que mejor se adapte a tus necesidades, las tapas (blandas o duras), el tipo de papel (líneas, cuadros, puntos…) y la calidad del papel (cuanto más gramaje, menos traspasará la tinta). Partiendo de ahí, todo lo que te guste añadir, es bienvenido: colores, pegatinas, washi tape, notas adhesivas, sellos, recortes,... todo vale.

Esto que vas a ver a continuación es el principal motivo por el que he decidido adoptar este método para el trabajo. Como podrás ver, en una semana de las fuertes, me puedo encontrar invadida por notas, notitas, post-its, papeles... además de mi agenda que uso para las prioridades semanales y eventos, y un cuaderno donde tengo listas de cosas por hacer. Vamos: un caos. Gracias a que me dedico a prepararme las prioridades de cada jornada, este caos no es absoluto, porque podría llegar a serlo. 

Una pesadilla....diaria


Las bases del Bullet Journaling

El sistema de organización se basa en el principio de la anotación rápida. Son notas breves, sin extenderse mucho en detalles, que no te supongan mucho esfuerzo ni tiempo, de manera que te resulte sencillo coger el hábito. 

En esto es diferente al journaling tradicional (que es como escribir en un diario, para entendernos) o el tomar notas. Es decir, mediante este sistema, tiene el mismo peso anotar “sacar la basura” que “fiesta sorpresa de Pepe”. Pero tranqui, no quiere decir que tengas que transformarte en alguien de piedra, puedes explayarte luego contando con detalle lo que quieras. Lo veremos más adelante ;)

La mejor manera de tomar notas breves y concisas es mediante un sistema de bullets o puntos: una idea por punto.



Otra idea fundamental es separar cada tema en hojas diferentes. Es decir: si estás registrando las tareas del día, el tema es registro diario, si estás apuntando los libros leídos, el tema es libros leídos, si estás haciendo una lista de lugares que quieres visitar, el tema sería... sí, lugares a visitar.

Es muy importante también el usar los números de página, usarlos siempre, ya que más adelante se usarán para buscar contenidos.

Las claves (y mi puesta en práctica)

A continuación, te mostraré las claves clásicas y las que yo estoy usando actualmente. Estas claves son la leyenda para poder interpretar tus notas, como en los mapas. Se trata simplemente de identificar unos símbolos con los que resumiras y clasificarás la información que registras en tu cuaderno.

Bullet journal: las bases, materiales y la leyenda o claves. Primeros pasos para crear un bullet journal
Foto: Pegotiblog

Como puedes ver en mi ejemplo, yo marco las tareas/ acciones a realizar con un circulo vacío. Cuando completo la tarea, lo relleno. Si paso la tarea a otro día/semana/mes... añado una flecha, indicando que está migrada. O si deja de ser útil, lo tacho.

También marco los eventos con un cuadrado vacío, para identificarlos. Igualmente, cuando han pasado, los relleno. Los eventos son entradas, anotaciones, que tienen fecha, que puedes agendar o planear con antelación (como un cumpleaños, o la entrega de un trabajo).

Las anotaciones se pueden hacer con antelación (planificando) pero también a posteriori, es decir, cuando ya han ocurrido, como si fuera un registro en el diario. Por ejemplo "Recibí confirmación de inscripción en el curso".

Las notas las marco con un guión. Son todos los datos, ideas, pensamientos, observaciones, en fin, aquellas cosas que quieres recordar pero que no son acciones a realizar, ni eventos. Por ejemplo, una frase inspiradora. O una idea para una próxima entrada.

Bullet journal: las bases, materiales y la leyenda o claves. Primeros pasos para crear un bullet journal
Foto Pegotiblog


También es recomendable usar una serie de símbolos que añadan información a tus anotaciones, es lo que llaman signifiers, ya que añaden significado. Por ejemplo, para marcar urgencia en algo, yo uso el símbolo del asterisco al lado de la tarea. Si añado un número al lado, indico qué día es el plazo para realizar esa tarea. Un sobre indica que estoy esperando una respuesta, y una "i" me indica que tengo que investigar más sobre un tema.

Estas son las que yo utilizo, que no quiere decir, por supuesto, que tenga que ser iguales a las tuyas. Al final, se trata de encontrar aquellas que te resultan útiles. Es más, es muy fácil que mi leyenda se acabe modificando con el tiempo, adaptándome a las necesidades de cada momento.


Como ves, mi cuaderno no es nada del otro mundo. Es un cuaderno que regalaban con una revista, y que tenía sin utilizar. Las hojas son de líneas gruesas, que no es lo que más me guste para el Bullet journal, pero para comenzar a organizarme el trabajo así, es suficiente. La leyenda, como ves, la he creado en un post it y lo he pegado en la primera página.

...........

Y hasta aquí esta primera aproximación al Bullet Journal. La próxima entrada de la serie te mostraré las páginas principales de un Bullet Journal clásico, para que comiences a crear el tuyo, y te mostraré las que yo voy creando para organizar mi trabajo.

Te animo a buscar un cuaderno que te guste, y comiences a pensar en un sistema de leyenda que te resulte cómodo y útil. Cuéntame en comentarios qué opciones has elegido.

Si te ha parecido interesante, comparte este artículo en redes sociales (y si me mencionas, te podré ver).

También puedes apuntarte para recibir las entradas del blog por correo. En la columna izquierda encontrarás el enlace para hacerlo :)


Bullet journal Series: 1. Las bases | 2. La estructura básica |3. Las colecciones |


2 comentarios:

  1. Me has dejado muy claro lo que es y ya estoy mirando cuaderno para empezar 2017 con bullet journal.
    Gracias, un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Mayte, que te resulte claro. La siguiente entrada te será útil, también ;)

      Eliminar

Gracias por pasarte por aquí :)