miércoles, 28 de diciembre de 2016

La revisión de objetivos a final de año

Cómo hacer una revisión de objetivos

Si a comienzo de año decidiste fijarte unos objetivos, llegó el momento de hacer balance y analizar qué tal te ha ido con ellos. Yo también lo voy a realizar hoy, para poder entrar en 2017 con las ideas más claras.

En esta entrada te voy a explicar cómo hacer una revisión de objetivos y cómo fijar tus metas para el año que empieza.

EL ANÁLISIS DE FIN DE AÑO

Antes de plantear nada nuevo, hay que analizar qué se ha hecho hasta ahora. ¿Tienes tus objetivos de 2016 escritos en algún lado? Si es así, saca esa hoja, nota o donde sea. Léelos con detenimiento.

Te recomiendo contestar por escrito a estas preguntas para hacer la reflexión. Al ponerlas por escrito, las manifestamos, las hacemos visibles, nos hace conscientes. Es muy importante que contestes a ellas sin juzgarte ni castigarte. Simplemente se trata de hacer visible la realidad.
  • ¿Qué querías lograr este año?
  • ¿Qué has logrado? ¿qué te ha ayudado a lograrlo?
  • ¿Qué no has logrado? ¿qué motivos han ayudado a que no hayas logrado ese objetivo?
  • ¿En qué han cambiado tus objetivos durante estos últimos 12 meses? ¿has añadido nuevos objetivos? ¿has logrado algo que no tenías en tu lista?
  • ¿Qué has aprendido sobre ti, este año?

Dale al coco un rato pensando en todo lo que has hecho este año

CÓMO FIJAR TUS METAS PARA EL PRÓXIMO AÑO


Bien, ya sabemos qué ha pasado durante este año, lo hemos sacado a la luz y somos conscientes. Ahora llega el momento de plantearse los próximos meses.

Antes de nada, reflexiona pensando a futuro: ¿Qué quieres conseguir en 2017? ¿A dónde quieres llegar? ¿cómo te quieres sentir? ¿cuáles son tus prioridades? ¿qué necesitas cambiar - de lo que estás haciendo actualmente- para lograrlo? ¿qué tienes que mantener?
Haz una tormenta de ideas para identificar cómo quieres que sea tu vida. Puedes pensar en diferentes categorías, por ejemplo (trabajo, salud, relaciones, familia…)

Coge un papel en blanco, y haz varias listas, una para cada categoría que quieras trabajar. Escribe en ellas las ideas que van surgiendo, esas metas lejanas, deseos que tienes. Van a ser tus objetivos a largo plazo. Si te sirve para entenderlo mejor, tus objetivos anuales son como “mini-pasos a realizar” para alcanzar tus objetivos en la vida.

Ahora, hay que pulir esas ideas. Para ello, cogeremos cada una de las ideas que hemos anotado y las trabajaremos para hacerlas SMART (te recomiendo leer esta entrada y de paso, descargarte las fichas para ayudarte con los objetivos SMART). Ahora detallaremos lo máximo posible cada objetivo, de forma que nos resulte fácil seguirlo.

Al hacer los objetivos detallados, nos resultará fácil dividirlo en objetivos más pequeños, o a medio plazo (por ejemplo, mensuales). Siguiendo con el ejemplo anterior, los objetivos mensuales son como los “mini objetivos” para alcanzar los objetivos anuales.

A veces se te puede ir de las manos esto de hacer listas...


Esos objetivos o hitos a medio plazo, los dividiremos en una lista de acciones concretas, tareas a realizar que podremos incluir en nuestra organización del día a día. A estas tareas les podemos dar ya fecha, poner en nuestro calendario. 

Esto es lo que se conoce como crear un plan de acción.


LA REVISIÓN HABITUAL

Escoge un sistema para organizarte, el que te resulte más cómodo y útil. Hay muchas opciones, tanto digitales como analógicas.

Lecturas recomendadas: Bullet journal | Video The Happy Planner (disponible en breve)

Incluye en este sistema el plan de acción de tus objetivos, las tareas a realizar.

Una vez al año, es recomendable hacer lo que estamos haciendo hoy, echar la vista atrás, y analizar lo que se ha realizado en el año, para poder fijar los próximos 12 meses.

Además te recomiendo realizar las siguientes revisiones:
  1. A comienzo de mes, revisar el mes anterior (las tareas pendientes, los objetivos alcanzados, objetivos por corregir) y establecer objetivos del mes, alcanzables (siempre que sean hijos del objetivo anual). Revisa además las fechas importantes: plazos a vencer, eventos, compromisos; la lista de tareas pendientes (valorar si algo que está pendiente, sigue mereciendo la pena o no);
  2. A comienzo de cada semana, revisa la semana anterior, y establece los objetivos de la semana actual (recuerda, serán hijos del objetivo del mes). Para cada uno, crea una lista de tareas con fechas y plazos para realizar esa semana, y fija, por ejemplo, una tarea al día.
  3. A comienzo de cada día, prepara tu jornada, estableciendo aquellas obligaciones (reuniones, eventos, etc) y un máximo de 3 tareas de tu lista, para realizar. No te planifiques muchas más, pues hay que dejar margen a los problemas, interrupciones, etc. Si el día te cunde mucho, y tienes tiempo, entonces puedes plantearte hacer alguna tarea extra, pero de cara a planificarte, con 3 es suficiente.
No vayas como pollo sin cabeza  por la vida, y dedícale unos minutos a organizarte para que los pasos que des, te lleven a tu meta, poco a poco.

CÓMO EVITAR EL FRACASO CON TUS OBJETIVOS


Lo primero de todo, nadie es perfecto. NADIE. Ni siquiera esa persona a la que sigues en Instagram y cuya vida crees perfecta. No tengas miedo a equivocarte, no tengas miedo a fallar. Eso no es lo importante, lo realmente importante es saber levantarse cuando se cae, y seguir adelante. 

Aquí tienes unos consejos que te ayudarán a caminar hacia tus objetivos:
  • Empieza hoy. No esperes al 1 de enero, ni a tener días libres. No esperes más y ponte en marcha.
  • No te pongas objetivos imposibles. Hay que retarse sí, pero lógicamente tiene que ser algo alcanzable. Si no lo es, acabarás rindiéndote, a la larga. Vuelvo a insistir en que hacer un sistema “tipo árbol” (objetivo principal > objetivos secundarios > listas de tareas fáciles de realizar) es la mejor manera de ir avanzando, progresivamente.
  • Motívate. Se supone que ese objetivo principal, a largo plazo, está ahí porque es importante para ti. Recuérdate (de forma visual, o con mensajes) porqué estás trabajando en ello.
  • Crea recordatorios y lleva un registro. Bullet journal, un listado, una app. Hay también muchas maneras de llevarlo a cabo. A mi me gustan, para este caso, los habit trackers, para ver de manera visual qué días he cumplido y qué días no. También ayuda mucho hacer visible el objetivo a alguien que te pueda ayudar (por ejemplo, alguien con quien salir a hacer ejercicio) de esta forma, esa persona te puede motivar y dar un empujoncito cuando lo necesites.
  • Realiza un seguimiento. De esta forma, podrás identificar problemas o caminos que no llevan a ninguna parte, sin perder mucho tiempo.
  • Céntrate en un objetivo, sólo en uno, durante 30 días, para convertirlo en hábito. Ya sabes el dicho quién mucho abarca, poco aprieta, ¿verdad?No satures a tu cuerpo con tantos cambios de golpe. Dedícate a intentar incorporar a tu vida uno al mes. Céntrate y esfuérzate en que así sea, y te resultará más cómodo.
  • Deja ir aquellos objetivos que ya no te motivan. La gente y la vida cambia, a veces una barbaridad, en 12 meses. Si haces la revisión mensual e identificas algún objetivo que ya no te motiva, ya no tiene sentido, táchalo, déjalo ir ¿qué sentido tiene forzarlo? quizás puedes sustituirlo por otro que sea nuevo y que de golpe sea más importante.
  • Acepta que habrá momentos bajos. Habrá días en que falles. Es normal. En estos casos, simplemente mira hacia delante, y no te rindas. 



RESUMEN DE CÓMO HA IDO MI AÑO

A comienzo de año elaboré 4 categorías con metas en las que trabajar este año: Vida más sana, vida slow, vida profesional y proyectos grandes. Resumiendo, no ha sido un éxito rotundo pero tampoco un fracaso absoluto. Ha sido un año emocionalmente intenso, de mucho trabajo y me ha hecho replantearme muchos aspectos de mi vida.  La primera mitad fue bien encaminada, pero el trabajo y la vida en general me superó hacia comienzo de verano, y decidí darme un tiempo de todo lo que no me resultase satisfactorio.

Mirando en diciembre la lista de objetivos cumplidos

En ninguna de las categorías he logrado cumplir al 100% los objetivos, pero en todas ellas he dado pasos y he ido adquiriendo hábitos. Lo negativo es que los proyectos en sí, no llegué a dedicarme a ellos el tiempo necesario, para poder realizarlos. Pero como se trata de analizar sin juzgar, darme cuenta de este aspecto me hace aprender más sobre mis intereses, hábitos y excusas.

Me molesta ver que me planteé tantas cosas que podría hacer, si el resto del año me hubiese mantenido enfocada, pero los cambios que decidí tomar a mitad de año fueron necesarios, y por eso, taché  varios  objetivos de la lista. 

Aún así, esta noche voy a sentarme delante de estas preguntas, y escribiré los resultados, para poder tenerlos en cuenta a la hora de planificarme 2017.

Y tu año ¿qué tal ha ido? ¿has cumplido tus objetivos? ¿se ha quedado alguno por el camino?


Pss, psss varias postdatas....
• Si pones estos consejos en práctica, me gustaría que me comentases qué te han parecido y si te han ayudado.
• Estoy planteándome un lavado de cara a los imprimibles, y crear una especie de "biblioteca" para acceder a todos ellos. ¿Qué tipo de imprimibles te gustaría encontrar en ella?
• En breve espero poder compartir un nuevo video en mi canal - si es que consigo terminar de editarlo...

2 comentarios:

  1. buenos consejos! este año no me fijo objetivos en papel, prefiero tener un poco de flexibilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía no me he fijado ninguno, tampoco. No tengo prisa ;)

      Eliminar

Gracias por pasarte por aquí :)