miércoles, 26 de julio de 2017

Resumen de mi viaje a Suiza

 

Llevo días desconectada pero hay una razón de peso: me he cogido unos días de vacaciones y me he ido a recorrer Suiza, un país que tenía muchas ganas de visitar.

He hecho un pequeño resumen de lo que hemos visitado, y he montado un video que he ido grabando poco a poco. Así que si te apetece viajar conmigo a este país de montañas y paisajes verdes, prepárate algo fresquito y acompáñame ;)

 Llevaba tiempo detrás de este viaje así que en cuanto coincidieron fechas y vuelos asequibles, allí que nos fuimos. Elegimos estar con base en la ciudad de Zúrich, y alquilamos un apartamento a través de Airbnb, en la zona de Triemli, un barrio muy tranquilo y a solo 20 minutos del centro en transporte público.

Nuestro plan era alquilar un coche durante tres días, para ver otras zonas, y dedicar los últimos 3 días a la ciudad de Zúrich.

Aquí puedes ver un resumen en video del viaje:


Música: Alex Cohen "Good Old Times" y "Emerging Hope"
Fotos: todas las fotos son propiedad del Pegotiblog.

Día 1 - Zúrich West

El primer día nos daba poco tiempo a ver cosas ya que llegamos casi a la hora de comer. Así que decidimos ir a dar un paseo y ver la zona conocida como Zúrich West. Visitamos el Museum für Gestaltung (Museo del diseño) para ver una exposición sobre cartelería, concretamente sobre la evolución de los carteles de turismo de Suiza (puede sonar aburrido pero a mi me gustó), una zona comercial (ya cerrada por las horas en que llegamos) llamada Im Viaduct, donde cada arco de un viaducto (vía del tren) aloja un local comercial, los jardínes Frau Gerold y acabamos viendo atardecer en el parque Josefniese, con la gente del lugar, que estaban disfrutando también del buen tiempo, y cenando haciendo barbacoas. Es algo que nos gustó mucho, y que nos resulta tan diferente de la vida en donde vivimos. La gente aprovecha cualquier rayo de sol para salir a disfrutar de él, y hacen mucha vida en comunidad (y la opción de hacer barbacoas portátiles en los parques, ¡nos encanta!).


Día 2 - Interlaken- Lucerna

Alquilamos un coche y viajamos hasta el centro del país, la zona de Interlaken. La primera parada fue el lago Lugern (una preciosidad). De ahí, vimos Interlaken y nos desviamos hacia la garganta de Lauterbrunnen, un valle antiguo glaciar, con 72 cascadas. Vimos las muchas cascadas que poblan la zona, subimos a un mirador a medio recorrido de una de las más famosas para disfrutar las vistas desde el valle, pudimos llegar a ver el Mönch y el Jungfrau (picos de +4000 metros de altura, con nieve perpetua). La siguiente parada fue el pueblo de Grindelwald, donde vimos el Eiger (uno de los picos más complicados de escalar) y decidimos hacer una pequeña ruta senderista en la montaña del Pfingstegg. El día era muy caluroso (35ºC) y la subida se me hizo larga y agotadora. A la vuelta, de nuevo en el coche, fuimos dirección a Lucerna, donde paseamos por su casco antiguo y su famoso puente de madera. Por último vimos Zug, un pueblo pequeñito pero con muchísimo encanto, ya al anochecer, antes de volver al apartamento agotados, para cenar y descansar.

De este primer día salí enamorada del paisaje, de sus lagos, de sus bosques frondosos, de sus picos impresionantes con glaciaras (nunca había visto uno en realidad), de sus valles verdes y las casas chalets de madera, preciosas, con cientos de geranios. 


Día 3 - Basilea- Alemania - Rapperswil

Nuestro segundo día con coche, nos dirigimos a Basilea, una ciudad fronteriza y la tercera más grande del país, aún así, pasear por su centro -con casas de la época medieval- no puedes evitar sentirte como en un pueblo o un decorado. Allí hemos usado uno de sus barcos para cruzar de una orilla a otra del Rhin, hemos visitado las calles centrales, con casas decoradas con colores. Hemos visto su plaza del Mercado, con su impresionante ayuntamiento rojo con decoraciones en dorado. La siguiente parada fue en tierra alemana, a una zona conocida como la de los tres países, pues el Rhín separa en un punto a Suiza, Francia y Alemania. Aprovechamos que estábamos en zona euro para hacer algo de compra de alimentación (porque la diferencia era tremenda) y paramos a comer. A la tarde nos dirigimos a Rheinfelden, Laufenburg y Koblentz, todos pueblos fronterizos, con una orilla en cada país, separados por el río, y cuyos puentes eran frontera. Todos eran similares: pequeños, tranquilos, con un casco antiguo medieval y muy llamativo. Al atardecer fuimos a Baden, que vimos rápidamente y nos dirigimos a Rapperswil, una de las orillas del lago Zurich, para ver el atardecer desde el lago. El cielo estaba despejado en su mayor parte pero había nubes en el horizonte lo que ayudó a que el atardecer fuese más bonito si cabe. Nos fuimos a un embarcadero del lago, y sacamos la cena, para hacer un picnic en el lago. 


 

Día 4 - Appentzell- Cataratas - Steim Am Rhein

Comenzamos la jornada en la zona del Appentzell, que da nombre a un tipo de queso, por cierto. Es una zona de paisajes verdes, valles poco pronunciados, casas de campo y mucho prado. Hemos visitado el pueblo que le da nombre, es una maravilla de casas decoradas, con muchos detalles -creo que de las más bonitas y alegres que hemos visto-. Luego nos fuimos a una montaña cercana para tener unas vistas del valle, y desde allí pudimos contemplar el monte Säntis, el más alto de la zona. Como es zona de quesos, nos acercamos a una Quesería (Appentzeller Kase) a ver cómo se hace el queso y hacer una cata. Hacia la hora de comer nos dirigimos a San Galo, una ciudad más moderna, de la que vimos rápidamente el centro y compramos comida en un puesto (menos mal que puestos de salchichas y comida para llevar hay por todos los lados),  para llegar pronto a Rheinfall, las Cataratas del Rhin. La entrada sencilla cuesta algo menos de 5€ (bastante barato para ser Suiza) pero teniendo en cuenta que solo te da derecho a acceder a los miradores, tampoco hay motivos para pagar más. Las cataratas no son muy altas, pero aún así es impresionante ver el caudal de agua que tienen. Los miradores se encuentran a diferentes niveles, y hay uno a pie de cascada, por así decirlo, en el que te da la impresión de que toda esa agua se te viene encima. Cuando estábamos terminando nuestra visita, comenzó a llover, por el momento, suave. Nos dirigimos a Schaffhausen (Escafusa) y vimos la ciudad desde lo alto de su torre. Cuando estábamos volviendo hacia el coche, comenzó una tormenta. Antes de volver al apartamento pasamos por Steim Am Rhein, uno de los pueblos más bonitos que he visto. Las calles estaban casi desiertas porque estaba lloviendo, y comenzó a apretar, por lo que acabamos pasando el rato dentro de una heladería, tomando un té y viendo llover.


Día 5 - Zúrich

Ya hemos terminado la parte del viaje con coche, y nos queda ver Zúrich capital y alrededores. El día ha salido lluvioso y se prevé que siga así, por lo que, aprovechando que están abiertos, hemos dedicado el día a ver museos. Primero vimos el Landesmuseum, el museo de historia suiza. Fue una visita amena, con muchas partes interactivas. A la tarde, fuimos a ver el museo de arte (kunstmuseum) pero solo nos quedaban dos horas, por lo que no pudimos terminarlo (y me quedó por ver las salas que más me interesaban! calculamos mal el tiempo). Como era pronto pero hacía mal tiempo, decidimos coger un tour por el río Limmat, que atraviesa la ciudad y el lago Zúrich, en uno de los barcos taxis. Lo cogimos en el momento justo en que comenzaba a apretar, y una vez en el lago, la tormenta se hizo tan fuerte que los conductores recortaron trayecto porque no se veía nada. Nos bajamos en nuestra parada y nos fuimos para el apartamento, no sin antes calarnos enteros.


Día 6 -Zúrich - lago

El día también se presentó lluvioso, aunque menos que el anterior. Nuestro plan era conocer la ciudad, el centro sobre todo, y decidimos reservar un free walking tour. La guía, una chica chilena que vivía en la ciudad desde hacía años, nos llevó por el casco antiguo contándonos qué era lo que veíamos y explicándonos el origen de todo lo que veíamos. Fue un paseo muy agradable y muy ameno. Quedamos encantados. Cuando acabó el tour, volvimos sobre nuestros pasos para volver a visitar algunos puntos, entrar en algunos de ellos para visitarlos por dentro. Como nos quedaba poco tiempo en la ciudad, y somos dos ratones, no queríamos irnos sin comer una fondue, así que fuimos a un sitio céntrico que vimos, y que no tenía un precio desorbitado. Tras la comida, y como el día se había despejado un poco, decidimos pasear por las orillas del lago, que están rodeadas de parques y paseos muy agradables, y hacer como la gente del lugar: nos sentamos en la orilla, bajo la sombra de un árbol, viendo el paisaje, leyendo un rato, escuchando los sonidos del ambiente... ¡un gustazo! A media tarde decidimos dar un paseo por el centro, buscando algún regalo que teníamos pendiente de comprar todavía, y paseamos con calma.


Día 7 - Uetliberg - Madrid

El último día del viaje nos levantamos sin prisa y recogimos el apartamento, antes de hacer una última excursión: fuimos a ver el monte Uetliberg, que está a las afueras de la ciudad, y desde el que se tiene una vista panorámica de Zúrich y del lago. Subimos en tren, pues estaba a tres paradas únicamente de nuestro apartamento. El día estaba luminoso, aunque con nubes, lo que nos impidió ver los Alpes (dicen que si el día está despejado, se pueden ver con facilidad), pero las vistas aún así merecían la pena. El entorno era muy agradable: una colina no muy escarpada, cubierta de un bosque verde y frondoso, pero con muchos caminos de senderismo, de nivel bastante fácil. Por lo que decidimos hacer la vuelta a pie (además, era cuesta abajo ;p ) Llegamos con tiempo suficiente para comer, terminar de recoger y despediros de nuestro host, y acercarnos al aeropuerto, de vuelta a casa.



Y así acaba este viaje que tanto esperaba y del que tanto he disfrutado. Espero que te haya resultado, por lo menos, entretenido.

Ahora que ya estoy de vuelta, tengo la intención de seleccionar fotografías para incluirlas en algún álbum de fotos (¿recuerdas que estaba haciendo mis project life últimamente en digital?) así como alguna página de scrapbooking para mi álbum de viajes, que tengo bastante abandonado pero que quiero terminar de completar. Así que poco a poco me dedicaré a ello, debajo del ventilador, y recordando los verdes paisajes de Suiza.


Apúntate a la newsletter ;)

Comparte y Etiqueta. Si usas mis imprimibles, me encantaría verlo, me haría mucha ilusión. Etiquétame en tus publicaciones para poder verlo o usa el hastag #pegotiblog 




2 comentarios:

Gracias por pasarte por aquí :)